Libertad

Quizá la libertad no es nada más que la utopía más bella.

Tachones

Colecciono mis errores

enmarcándolos en la pared del fracaso

¡pobre de mí!

que sueña imposibles

y desvaría futuros entre hojas quemadas.

 

Si un abrazo me curara de todo

me llevara al pasado

para comenzar de nuevo

qué acto más noble sería.

 

Esta mujercita rota

no encuentra sus pedazos

son pequeños y cortantes como agujas

no hay caso en seguir buscando.

 

Hablo de todo y a la vez de nada

porque mi vida es ganancia en pérdidas

pago equivocaciones con llanto

por escoger una vida que jamás fue mía.

Cacao y penas

He preparado chocolate para dos

en la olla de aluminio que era de mi madre,

busqué el viejo molinillo en la gaveta

todo tiene telarañas y polvo

pero sigue intacto

las cosas no se deterioran si no las usas

algo que no ocurre con el corazón.

Me senté en la mecedora de madera

bebiendo poco a poco

para no quemarme,

sentí una paz absoluta

como si la vida volviera a tener sentido

había olvidado la belleza en las simplicidades

había olvidado tanto desde entonces.

La casa sin ti es la jaula más bella

y yo un gorrión herido

que no sabe volar

que no sabe cantar

que no aprendió a caer

pero hace chocolate para dos

porque hacer chocolate para uno

es la cosa más triste del mundo

casi tan triste

como no volver a usar el corazón.

A Berna Wang que nunca me leerá

Cada año duele más Berna,

me hago vieja

mis manos tiemblan

los sueños se marchan sin ser cumplidos

¿a dónde van los sueños Berna?

¿por qué se han ido y yo aún no?

Cada año duele más,

olvido mis gafas

el vestido se opaca

y mi alma se opaca también.

Cada año duele más Berna

duele desde las venas de los pies

hasta la cabeza

cabeza que pierdo pensando

no quiero pensar mucho ahora

porque duele

como duelen los días

¿qué hago Berna?

¿por qué cada año debe doler así?

EUJ9UMcXsAAd91_

Joyas escondidas del Cine Colombiano

No es un secreto que en los últimos años la mayoría de películas Colombianas se basa en un libreto con la misma comedia de siempre, chistes verdes sin gracia, actrices exuberantes y galanes de novela que pasan de la pantalla chica a la grande. Obviamente como en toda regla existen excepciones, pero hoy no quiero hablar de esas excepciones que son galardonadas por los grandes de la Industria del cine. Hoy hablaré de aquellas películas típicas estrenadas en Diciembre y que a diferencia de la mayoría de su categoría han dejado un huequito en mi corazón.

1. La pena Máxima (2001)

La número uno para todos aquellos fieles amantes de nuestra selección. ¿y es que quién no ha reído, gritado y hasta llorado viendo un partido de fútbol? ¿quién no se ha decepcionado viendo a su equipo perder? Escrita por Luis Felipe Salamanca y Darío García, basada en un cuento homónimo de José Luis Varela nos remonta a esa época maravillosa comenzando el nuevo milenio donde la pasión por el fútbol y las ganas de ir al mundial eran el pan de cada día. Una comedia que deja un sinsabor en la boca cuestionando si la fe en realidad no es nada más que un espejismo.

La-Pena-Maxima-2001

2. Te busco (2002)

“Hay sueños más agradecidos que otros, hay unos que se dejan cumplir y otros  que no, hay sueños que se aplazan, que se pierden y hasta sueños que se venden, pero solo hay un sueño al que no se puede renunciar, el sueño a ser feliz”.  Así culmina esta bellisíma película escrita por Dago Garcia, con un rustico ambiente de los ochenta, nos cuenta la historia de como un niño llamado William  con cinco años es testigo de las andanzas de su tío Gustavo quien se enamora perdidamente de una cantante y hace todo lo posible para robar su corazón. Sin duda una pieza invaluable del cine colombiano que da un poquito de esperanzas a todos aquellos que pensamos que el amor es tan solo un punto aparte.

DseXpHHXgAA7ssW

3. Mi abuelo, mi papá y yo (2005)

Dicen por ahí que el amor varía según las diferentes etapas de la vida, y esta película nos da claro ejemplo de ello. Una historia de tres hombres de generación distinta donde nos muestra el papel del amor y el desamor. Este es uno de esos filmes de antaño con un excelente reparto y gran sentido del humor donde el valor de estar siempre en familia nunca deja de ser protagonista.

miabuelomipapayyo_g_0

Vernos

Quiero soñar donde tú sueñas
que estés donde yo esté,
ver como ríes
como lloras
como te quitas los zapatos
para subir a nuestra cama,
quiero ver como escribes
notitas en la mesa,
como arreglas las camisas
y preparas el café
quiero que mis ojos
se pierdan con los tuyos
quiero
ver tus manos
tus zapatos
y hasta tus manías.

Quiero verte
hoy,
mañana
y siempre.

Origami

Encontré la grulla que hiciste aquel otoño

con la carta de amor que escribí para ti

doblaste las esquinas del papel

haciendo pequeñitos cada signo de puntuación.

Supongo las palabras soñaban en ser aves

y de alguna forma ahora lo son.

Aves con alas imposibles de volar

hechas de diptongos impronunciables,

hiatos incorrectos,

y un adiós escrito de punto final.